Con Iglesias hemos topado, amigo Juanma

Ayer terminé de leer una novelita. Novelita por la extensión, que no por la calidad. Como era de un amigo, pensaba comentarle mi impresión en su muro de Facebook y punto. Pero después me dije: «esta novela (ahora sí) se merece algo más que un simple dedo levantado en un hilo de comentarios». Y aquí me veis, escribiendo esta entrada.

La novela en cuestión se llama Con Iglesias hemos topado, y la podéis conseguir tanto en Amazon como en la página de la Editorial Desfase.  Su autor se llama Juan Manuel Márquez. Para conocer el contexto, diré que he dicho que es amigo, aunque hace como treinta años que no nos vemos (si no me equivoco) y que nunca alcanzamos un nivel de intimidad en el que uno conoce los secretos del otro. Pero haciendo caso a la cuarta acepción del término amistad de la RAE (que sé que tanto le gusta a Juanma), sí que existe cierta afinidad, cierta conexión.

juan-manuel-marquez

Foto robada del Facebook de Juanma

Y para ahondar más en el contexto, la novela quedó finalista en los llamados premios AntiPlaneta, que se fallaron el mismo día que los Planeta, los del pastizal y el tongo. Y que en las bases se especificaba que tenía que llevar en algún lugar la expresión «los gayumbos de Pablo Iglesias». Y hasta aquí puedo leer… sobre el contexto.

Ahora viene mi opinión (que no mi crítica, no me considero crítico literario).

La novela va sobre muchas cosas, la imagen de los calzoncillos (palabra reivindicada en la novela) de Pablo Iglesias fijada en la mente del protagonista sirve de excusa para un repaso sobre su vida, sus deseos, sus miedos, sus relaciones. Sin embargo, lo que más me ha gustado ha sido esa reflexión constante sobre el propio lenguaje. La novela es una maravilla en ese sentido. El protagonista se cuestiona las palabras que elige, las mira al trasluz, las mima o las apalea y hace un uso siempre consciente del lenguaje. Y todo con bastante humor y total ausencia de pedantería. No es nada fácil conseguirlo, pero ahí está.

con-iglesias-hemos-topadoLa novela no es autobiográfica, pero hay mucho de Juan Manuel en Fidel. Ya os he dicho que no lo conozco tanto, pero se nota. ¿Por qué? Porque la novela es, sobre todo, sincera. Se respira esa sinceridad en cada frase del protagonista, en cada reflexión, en cada decisión.

Y, además, hay un dato que estoy convencidísimo que sí pertenece a la vida de Juanma (corrígeme si me equivoco). Cuando dice que Teresa López, la profe de Lengua de Secundaria leyó su redacción en voz alta delante de la clase, sé (o creo saber) que es una anécdota propia prestada a un personaje que al fin y al cabo también le pertenece.

Y lo digo con tanta seguridad porque esa Teresa López existió, también me dio clase a mí, y también leyó una redacción mía. En el caso del protagonista de Con Iglesias hemos topado (o de Juanma si mi intuición es cierta), la frase que detonó la alabanza de Teresa (ojo, mínimo spoiler) fue la primera: «Estaba sentado en mi habitación cuando de repente no sucedió nada» (fin del spoiler). En mi caso, el detonante fue la última. Mi redacción tenía que ir sobre la sequía y yo la centré en alguien que todo el rato comentaba lo mal que lo estaba pasando, la sed que tenía, lo cercana que veía la muerte. Terminaba con la frase: «Quizá mañana yo, un helecho casi seco, salve mi vida».  Yo también sentí un orgullo cercano al pecado capital cuando Teresa leyó mi folio delante de todos mis compañeros.

En fin, paro, que no estamos aquí para hablar de mi libro, sino del de Juanma. Poco más tengo que decir, bueno sí: que tiene un defecto y es que se termina demasiado pronto. Pero eso mismo es también su virtud. Te deja con el buen gusto de lo bueno y concentrado, como un café ristretto. Ah, y hay un polvo en la ducha, por si todavía no te habías decidido a comprarlo.

Solo vale tres euros, y te repito las formas de adquirirlo: en Amazon: aquí, y en la propia editorial, aquí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en reseña, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s