Cliffhanger

No, no voy a hablaros de la película de Silvester Stallone. Si te gusta escribir (o ver series), puede que el término te resulte familiar, incluso demasiado familiar. Por cliffhanger se entiende un elemento de tensión que se introduce al final de un capítulo para atrapar la atención del lector y casi obligarle a seguir leyendo el siguiente. Es ese momento en que tú, como lector, descubres que tu protagonista lleva una bomba en la cartera dispuesta a explotar en un minuto. Si terminas ahí, ¿quién no avanza un poco más para saber qué ocurre?

Este recurso se utiliza mucho en las series americanas para marcar los pasos a publicidad. En España, como los pasos a publicidad no los dan los guionistas, sino las cadenas (cortando a veces por dónde les da la gana), se utiliza más para terminar un capítulo e incluso para terminar una temporada y que el espectador vuelva dentro de unos meses.

Pasa pronto la página y sácame de esta, anda.

Pasa pronto la página y sácame de esta, anda.

No obstante, no es algo inventado por los guionistas, es un recurso que ya usaban grandes autores como Alejandro Dumas o Julio Verne, novelistas que de vivir hoy, estoy convencido, serían grandes guionistas.

Si quieres escribir una novela, ten presente este recurso. Cuando estructures la trama en capítulos, dale una vuelta a dónde acabas cada uno. A veces, puede ser buena idea partir un capítulo que tienes ya escrito justo por ese punto en que has puesto el momento de máxima tensión. Si a ti te ha gustado escribirlo, si lo has pasado bien creando ese instante, es muy probable que al lector también le guste. Ahí, justo ahí, tendrá ganas de más.

Pero te doy un consejo, no des un cliffhanger que despierte unas expectativas muy elevadas si después no vas a poder cumplirlas. Es normal que en la resolución el conflicto se desinfle un poco, pero procura que ese desinfle no sea como un globo que explota, procura que el protagonista salga del apuro por sus propios medios, incluso que no salga del todo. Y si alguna vez lo desinflas un poco de más, no recurras mucho al truco. El lector se cansará y se sentirá engañado.

Espero que esto te sirva de ayuda. Yo procuro tenerlo presente cuando escribo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cómo escribir una novela y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s