LA INVESTIGACIÓN PARA EL PERSONAJE

Hasta ahora hemos hablado de la creación del personaje de forma aislada, pero cuando hacemos cobrar vida a un perfil no lo hacemos como un fin en sí mismo. Si inventamos una vida, unas características, unos defectos y unas virtudes, una personalidad, lo hacemos para insertarlos en una historia. Dijimos que los personajes hacen la historia, pero a su vez, los personajes no sirven para nada sin ella.

Si queremos escribir una novela y no tenemos ni idea de sobre qué hacerla o por dónde empezar, crear un personaje potente puede ser una buena base de partida. Si quedamos satisfechos con el resultado de nuestra creación, ella misma nos pedirá qué tipo de historia resulta coherente con su perfil.

–       Ya, pero ¿dónde buscamos ideas para crear un personaje de la nada?

De cualquier sitio.

Una fuente de investigación muy importante es nuestra capacidad de observación, algo que no es innato, sino que se entrena.

Te voy a contar algo que me sucedió hace muy poco, y prometo que es una anécdota real. Estaba esperando en la parada del autobús cuando un anciano se sienta a mi lado y hace un comentario sobre el calor que hace (escribo esto en el verano de Madrid). Le contesto y el hombre comienza a hablar sobre el calor que hacía en sus tiempos y en su pueblo de Extremadura. Y a partir de ahí se lanza y me cuenta con bastantes detalles cómo la gente de su pueblo emigró a Madrid, a Vallecas en concreto, a construir chabolas. Huían de las penurias de las jornadas agrarias en busca de la seguridad de un sueldo semanal en la construcción. Me contó que el marido de su prima vivía en Vallecas en una chabola, sin baño, sin luz, sin nada.

Me contó también que una vez lo visitó y aquello era una especie de cueva con dos habitáculos y un cobertizo. El marido de su prima trabajaba mucho, echando muchas horas extras (que le pagaban), y era enormemente feliz porque cada sábado al medio día recibía su paga. Se había acabado la incertidumbre. Volvía al pueblo cada fin de semana para pasar apenas unas horas allí, y aprovechaba para dar el dinero a su mujer y decirle, “Gabriela, invítanos a unos vinos”. Y todos compartían unos chatos de vino disfrutando de la felicidad de este hombre.

Me contó mucho más sobre la vida de su prima y su marido, pero esto basta para ilustrar lo que quiero decir. ¿No hay una historia aquí? Claro que sí. Yo estaba escuchando música en mis auriculares cuando el hombre comenzó a hablarme. Podía haber seguido escuchando música o podía haberme quitado los auriculares para escucharlo a él. Si queréis ser guionistas apegados a la realidad, lo mejor es escuchar al menos el primer minuto. Ahí ya sabremos si nos interesa lo que nos está contando o es un pelma al que no merece la pena regalarle ni un segundo más de nuestros oídos.

Cualquier persona que camina por la calle, que espera en la cola de correos delante de nosotros, que se sienta en el tren a nuestro lado, que charla con su amigo en la mesa de al lado en el restaurante… puede ser una fuente para otorgar características realistas a nuestro perfil. Construimos los personajes, como dice McKee[1] tomando prestados trozos y pedazos de humanidad.

Los realities son también una curiosa fuente de inspiración. En mi trabajo habitual más de una vez hemos estado inventando un personaje y alguien ha dicho “Tiene que ser como Fulanito, el de Gran Hermano”, o “Tiene una relación con su madre como la de Menganita, del Pekín Express”. Los concursantes de realities suelen ser muy peculiares y suelen tener muy marcadas unas características. Normalmente han tenido que superar un extenso casting, ¿por qué no usar ese trabajo en nuestro provecho?

Del mismo modo, no está de más utilizar famosos (del corazón, de la farándula o de otro tipo), políticos, personas que aparecen en las noticias,… cualquier fuente que nos pueda regalar esos “pedazos de humanidad”.

Pero no sólo la realidad es una buena fuente de investigación. La ficción lleva siglo creando vidas, ¿por qué no recurrir a ellas? Desde la novela más aclamada hasta el peor folletín de serie Z, desde la película con más premios en Venecia hasta el último taquillazo, desde la mejor serie de HBO hasta la más cutre comedia italiana… en cualquier sitio puede esconderse el personaje que nos dé las claves que nos faltan para completar al nuestro. Tal vez lo que buscamos es una mezcla entre la independencia juvenil de Katniss Everdeen (Los Juegos del hambre) y la frescura del hijo del señor Cuesta en la primeras temporadas de Aquí no hay quien viva. Todo referente es válido.

Pero estamos obviando algo todo este tiempo. No sólo tenemos que crear al protagonista, también hemos de dar vida a todo el reparto que vertebra la historia.

Para ello hemos de clavar la imagen de nuestro protagonista enfrente de nosotros y dar forma a todos los demás personajes en función de él.

Os puedo contar un caso concreto del mundo de la televisión. Yo llegué a trabajar en la serie Hospital Central justo cuando se estaba dando vida al personaje de Maca (una pediatra lesbiana). Pues bien, Maca no llegó al Central porque el personaje surgiera de la nada, sino porque había otro personaje al que ya le habían pasado tantas cosas que necesitaba un giro en su historia. Se trataba de Ester, la enfermera. Se nos ocurrió que sería interesante ver qué ocurriría si de pronto se sentía atraída por otra mujer. Por eso creamos a Maca, por Ester. (Como curiosidad, añadiré que al principio se llamaba Merche, pero nos dimos cuenta de que sonaba cacofónico con Vilches – otro de los médicos- y por eso cambiamos su nombre).

Con este ejemplo, lo que quería dar a entender es que cuando creamos personajes en función de nuestro protagonista, hemos de valorar qué necesitamos para que la historia funcione mejor y se generen conflictos, pactos o relaciones.


[1] McKee, Robert :El guión.Alba editorial.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Personajes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s