EL TEMA. ¿TIENE NUESTRA IDEA UN GRAN TEMA DETRÁS?

La idea no es el tema. La idea puede ser “Un chaval descubre que puede volar pero en lugar de disfrutar de ello, se convierte en un bicho raro ante sus amigos”. Pero esa idea se puede enfocar desde distintas perspectivas según el tema que queramos tratar: la marginación, el miedo a lo desconocido, la gestión del poder…

Hay temas universales que siempre salen de una u otra forma y que suelen calar en el público. En televisión, que es un medio que conozco, siempre se ha dicho, por ejemplo, que las series de hospitales funcionan porque más allá del culebrón o las tramas que metamos, siempre van sobre algo que a todo nos preocupa mucho: la vida y la muerte.

En definitiva, el tema es sobre qué va nuestra novela más allá de su argumento. Una novela puede tratar un solo tema o puede tratar varios. En la saga Pequeñas Mentirosas de Sara Shepard, por ejemplo, podemos decir que el tema principal es la venganza. Pero también habla sobre la amistad. Y sobre el amor. Y sobre la identidad sexual, y sobre el descubrimiento del sexo. Y sobre la verdad y la mentira…

Nos podemos preguntar, ¿interesan a los jóvenes otros temas que al público adulto? Probablemente sí y no. Hay temas universales como el amor, el miedo al fracaso, la soledad… que pueden calar en todos los públicos, pero puede que el tema de la muerte no interese tanto a los jóvenes como a los adultos, mientras que pase lo contrario con el tema del compañerismo. Cuando elijamos el tema de la novela tenemos que hacernos la pregunta de si es apropiado para nuestro público objetivo. Y no sólo por su edad, sino también por otros condicionantes: ¿es una novela localista?, ¿es una novela que queremos vender al extranjero?, ¿es una novela para un colectivo concreto (homosexuales, católicos, estudiantes, jóvenes trabajadores…)? Y sobre todo tenemos que preguntarnos, ¿es un tema sobre el que me apetece escribir? Si te lanzas a crear una novela, vas a estar mucho tiempo delante del ordenador dándole vueltas y más vueltas, así que más te vale que lo que vayas a contar te interese. Otra cosa es que trabajes por encargo (algo raro en un novelista, pero no imposible), pero si es así y el tema no te gusta, primero intenta congraciarte con él y que al menos no te disguste, y segundo, piensa cuánto vas a cobrar.

Los temas, después, se pueden tratar de muchas maneras. Te pongo un par de ejemplos que conozco de primera mano. En 2011 publiqué la novela “El caso del hada falsamente ahogada”, una novela juvenil fantástica. El argumento va sobre la investigación del asesinato de un hada, pero intenté tratar temas como la soledad del elfo protagonista, condenado a vagar de país en país para ocultar un secreto, temas como la amistad que surge entre él y el gnomo que le ayuda, temas como el amor y la solidaridad entre razas… Pero sobre todo intenté reflejar el tema del poder, de cómo nos aferramos a él y de lo que se es capaz de hacer por conseguirlo y mantenerlo. Temas muy serios pero tratados de una forma amena, aparentemente superficial, divertida y con apariencia de historia de aventuras y novela negra-fantástica. La editorial no tuvo dudas en publicarla dentro de su sello juvenil.

Frente a ella, hace poco leía otra novela juvenil, “Amazonas Dormidas”, de Judith Bosch. Esta novela va sobre una chica de dieciséis años, hija de una prostituta, de cómo intenta salir de ese mundo gracias a los estudios, y de cómo no va a ser tan fácil. Se trata con mucha más seriedad temas como la marginación, la violencia sexual, la importancia del entorno, la mentira… Es una novela bastante dura (aunque fácil de leer y con elementos que enganchan), y también fue publicada con el sello “juvenil”.

Como ves, al elegir el tema no debemos cerrarnos a lo que a priori creemos que puede funcionar, porque ser joven no significa ser tonto, y un joven es capaz de sentir interés por cualquier tema, su mente está completamente abierta a recibir estímulos que le ayuden a formarse una idea del mundo que le rodea.

Volviendo a la tele, Gonzalo Toledano y Nuria Verde en su libro Cómo crear una serie de televisión[1], distinguen entre dos tipos de temas:

1)    Tema Universal: los que no dependen de una moda y que interesan a la humanidad en cualquier época: el poder, la muerte, el amor…

2)    Tema Contextual: los que reflejan una realidad de un momento concreto y que fían su éxito a la emisión de la serie en ese momento. Podemos ahí incluir temas de moda como las biografías de famosos, que tienen su auge en un momento y pasarán por agotamiento.

Eso sí, cuando pienses un tema, debes tener en cuenta que éste siempre tiene que ver con lo que quiere el protagonista, con lo que es capaz de llegar a hacer para conseguirlo y con quién o quiénes van a intentar impedirle alcanzar su meta y cómo.

Así que ahora podemos coger nuestra lista de ideas e ir reflexionando sobre qué temas trata cada una. Lo interesante sería aplicar un solo tema a cada idea: ¿Amor? ¿Suerte? ¿Superación?…

Tal vez nos sorprendamos y todas o la mayoría vayan sobre lo mismo, pero eso sólo querrá decir que es algo que nos interesa especialmente.

Una vez que tenemos claro qué tema lleva detrás cada idea es el momento de preguntarnos: ¿este tema interesa a un público juvenil? Si es “amor” o “superación” está claro que sí, pero si nuestro tema es “la decrepitud”, a lo mejor deberíamos reflexionar antes de seguir adelante.

Una vez que adjudicamos un tema a cada una de las ideas, tal vez eliminemos de la lista alguna otra. Tal vez no, pero seguimos avanzando.


[1] Cómo crear una serie de televisión. Toledano, Gonzalo y Verde, Nuria. T&B Editores, Madrid, 2007

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cómo escribir una novela, literatura juvenil y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s